Marcomé: Peace in my heart – Ensueña un verano eterno y pacífico

Un día cualquiera de verano, distraidamente, recibes como una brisa musical y te quedas frito ahí, estés donde estés y haciendo lo que hagas. El tiempo se detiene, alguien está jugando con él, porque parece que estés escuchando algo de los 70, de los 80, 90 o 2000… y la cuenta no se detiene, tus indicadores espacio-temporales se han vuelto locos, pero tú ya no estás en tu cabeza. Estás sintiendo, estás muy despierto, relajadamente atento, completamente presente, mientras las ondas vienen y van suavemente, con nuevos matices cada vez, como las olas del mar en un día despejado, en una playa donde el verano es eterno y suena con esa banda sonora. Sigue leyendo

Anuncios