Paul Vens & Friends: “Serenity, voice of the heart”. Elevada vibración que mana naturalmente desde los Países Bajos

“Serenity, voice of the heart”, es el título de este album de Paul Vens & Friends, cuya alma mater es el polifacético artista holandés Paul Vens. Entre la jungla ruidosa y artificial que muestra gran parte del panorama musical indie, encontrar una obra como esta es algo ciertamente inusual y -por su  especial calidad-, es asimismo digno de celebrar y reseñar con esta review.

Es normal que no todos los oídos y sensibilidades puedan percibir y disfrutar de composiciones y sonidos que emergen desde más allá de la mente y de su habitual ajetreo compulsivo. Es necesaria cierta cualidad interna, cierta madurez, así como también -obviamente- una cierta predisposición hacia estas texturas, cadencias y matices sonoros, que si bien pueden sonar New Age, son intemporales y no se adscriben en realidad a esa ni a ninguna otra etiqueta (necesariamente parcial y limitante) que pueda concebirse intelectualmente.

En cambio, para saborear y asimilar plenamente esta música -delicada, profunda, armónica-, es mejor aquietarse, simplemente dejar por un momento toda imagen, ya sea física o mental, y entregarse a la escucha. Como podemos leer en una nota biográfica sobre este disco, “es allí, donde termina nuestra percepción visual, que debemos empezar a escuchar. Abandonarse a sí mismo dentro y fuera”.  Allí, en ese estado de consciencia, se puede entonces experimentar lo que evoca el título del album, “Serenidad, la voz del corazón”.  Y,  de una forma natural, es precisamente serenidad lo que trasmiten sus canciones.

Naturaleza es también, por cierto, una de las claves -o quizá la clave misma- en la música del autor, un experimentado artesano de canciones, inspirado explorador musical y vital que, ya a la muy temprana edad de 10 años, hacía sonar acordes en una guitarra de madera hecha por el mismo.  Y es que en su primera infancia, habiendo descubierto la magia de la naturaleza, Paul empezó a buscar maneras de expresar estas experiencias. Una de ellas fue, brillantemente, la música. Y hoy podemos dar fe de que es altamente hermosa, saludable, nutritiva, edificante… y serenamente natural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s